Cachopos de pollo

Cachopos de pollo

Los cachopos son un plato que se ha hecho muy famoso en el norte y para el cual necesitamos unos buenos filetes de ternera, filetes que no son nada fáciles de conseguir en algunas zonas de España, y que además son caros.

Por eso, hoy os voy a explicar cómo hacer unos cachopos de pollo, un plato muy sabroso, sano y económico, pues la pechuga de pollo está muy barata en cualquier carnicería.

Limpiamos las pechugas y las fileteamos

Para empezar hay que filetear las pechugas muy finas, tras lo cual hay que “repasarlas”, para eliminar todo rastro de grasa y tendones. El fileteado, lo puedes pedir en la carnicería, ya que estos profesionales los harán muy finos y los dejarán mejor que los nuestros. Si se lo pedimos, también los harán filetes.

Preparamos el cachopo para freírlo

Ahora que tenemos las pechugas es hora de preparar el cachopo para meterlo en la sartén. Empezamos extendiendo un filete de pechuga de pollo, que será la base del cachopo.

Encima de este filete le ponemos una o dos lonchas de jamón, una o dos lonchas de un queso que nos guste, como por ejemplo el holandés ya que tiene un sabor muy suave, para colocar encima unos trozos de manzana cortados muy finos.

Ahora, tapamos con otro filete de pechuga y ya tenemos el cachopo conformado, aunque nos falta sellarlo.

Sellamos y empanamos los cachopos

Para sellar los filetes batimos un par de huevos y mojándonos los dedos se los pasamos por el borde, con cuidado y haciendo algo de presión.

Por encima les podemos poner un poco de sal y pimienta recién molida y lo siguiente es empanarlos, pasándolos por huevo y pan rallado, con cuidado para que no se nos deshagan.

Un truco que podéis usar para que los cachopos no se desarmen es meterlos una hora a la nevera antes de empanarlos, lo que hará que estén más rígidos y secos.

Ahora los freímos

Para freírlos hay que calentar bien el aceite, por lo que es preferible usar aceite de girasol. Con el aceite bien caliente y con mucho cuidado, metemos los cachopos y los vamos dorando por ambas caras.

Conforme se vayan friendo se irán haciendo más consistentes, por lo que el peligro de que se rompan disminuye, ya que se sellan por fuera.

Al sacarlos, se pueden poner en un papel de cocina. Así sueltan el aceite y son todavía más sanos, puesto que el pollo es una de las carnes más sanas que tenemos en el mercado.

Se pueden acompañar con una guarnición

Para que el plato no quede tan soso, lo podemos acompañar con una guarnición, como por ejemplo, una ensalada que quede vistosa, con verduras con muchos colores, que hará que el cachopo luzca aún más apetitoso.