albondigas

Albóndigas Caseras

En casa tenemos un lema: “la comida no se tira”, así que lo intentamos aprovechar todo, y un plato que se presta mucho a esto es el cocido.Nuestra mamá pone el cocido en una olla maxi grande, y ese día lo comemos con calabazas y habichuelas, que es como le llamamos aquí en Andalucía a las judías verdes.Antes de añadirle las verduras nuestra madre saca el caldo, que  lo comemos otro día como sopa con fideos o sopa de picadillo (con jamón, huevos y pan frito), y otras veces le echamos arroz con un tomate y un pimiento. No sabríamos decir cuál de las versiones nos gusta más.

Los garbanzos sobrantes para las espinacas, y la pringá (las carnes y el tocino del cocido) para hacer croquetas o tortillas de carne, de las que ya os iremos poniendo las recetas.La pringá de casa lleva un jarrete de cerdo, una pechuga de pollo, tocino fresco y algunas veces también una morcilla.Como normalmente sobra carne del cocido, la picamos muy bien, le añadimos carne fresca picada y preparamos con  estas deliciosas albóndigas quedan muy jugosas y a todos nos encantan.

Ingredientes:

  • Jarrete de cerdo y pollo sobrante de las carnes del cocido (pringá)
  • 1/2 kilo de carne picada
  • 1 huevo
  • 1 limón
  • Pan rallado
  • Ajo y perejil picado
  • 1 cebolleta
  • 1 zanahoria
  • 1 vaso de vino blanco
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva virgen
  • Caldo de verduras
  • Laurel
  • Pimienta negra y sal

Necesitaremos:

Un bol, una sartén y una olla.

Elaboración: 

Picamos las carnes sobrantes de la “pringá”. Las ponemos en el bol junto con la carne picada, el ajo y el perejil y una cebolleta, todo muy bien picado.Después añadimos el huevo, el zumo de medio limón, las especias (pimienta negra y nuez moscada) y una pizca de sal.Vamos añadiendo el pan rallado poco a poco, mientras mezclamos. Añadir el pan que admita para formar una masa compacta pero no demasiado seca.

A continuación vamos formando las albóndigas del tamaño que más os gusten y las pasamos por harina y a la sartén a freír con el aceite de oliva caliente. Reservamos.

En la olla añadimos un poco del aceite de haber frito las albóndigas y cuando este caliente añadimos la cebolla y la zanahoria. Refreímos un poco.Añadimos las albóndigas reservadas, un vaso de vino blanco, dos hojitas de laurel y cubrimos con el caldo.

Salpimentamos al gusto.Dejamos cocinar hasta que se forme una salsa ligera y listo.

Trucos consejos y variantes:-

Puedes sustituir la carne de pringá por más carne picada.- La carne picada puede ser de pavo o  pollo, o mezcla de ambas, así las albóndigas te saldrán más ligeras.- Acompáñalas de unas patatas fritas, arroz en blanco o patatas cocidas, y las tendrás de plato único.